viernes, 30 de noviembre de 2012

Eclesiastés: el hombre y el animal

Francisco de Goya. El perro.
   También digo, en cuanto a la conducta humana, que Dios está poniendo a prueba a los hombres para que se den cuenta de que también ellos son como animales. En realidad, hombres y animales tienen el mismo destino: unos y otros mueren por igual, y el aliento de vida es el mismo para todos. Nada de más tiene el hombre que el animal: todo es vana ilusión, y todos paran en el mismo lugar; del polvo fueron hechos todos, y al polvo todos volverán. ¿Quién puede asegurar que el espíritu del hombre sube a las alturas de los cielos, y que el espíritu del animal baja a las profundidades de la tierra?

Eclesiastés (Siglos IV o III a.C.).

4 comentarios:

  1. Nadie puede asegurar nada. Así que todos, hombres y animales, habremos de esperar...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que es yo, quisiera que el final de esa espera no llegara nunca.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Coincido plenamente. Muy buena entrada. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Ese libro bíblico es uno de mis favoritos.

      Saludos.

      Eliminar