martes, 21 de agosto de 2012

Hermann Hesse: ¿de qué sirve ayunar?

Nikolái Roerich. Alma bendita (1924).

   —Pero permíteme: si no posees nada, ¿qué cosas quieres dar?
   —Cada cual da lo que tiene. El guerrero da su fuerza; el mercader, su mercancía; el maestro, sus conocimientos; el campesino, su arroz; el pescador, sus peces.
   —Muy bien. Y ahora dime ¿qué es lo que tú puedes dar? ¿Qué has aprendido? ¿Qué sabes hacer?
   —Sé meditar, esperar y ayunar.
   —¿Es todo?
   —Sí, creo que es todo.
   —¿Y de qué te sirve? El ayuno, por ejemplo, ¿para qué es útil?
   —Es muy útil, señor. Cuando un hombre no tiene qué comer, lo más inteligente será que ayune. Si, por ejemplo, Siddhartha no hubiera aprendido a ayunar, ahora tendría que aceptar cualquier empleo, en tu casa o en otra parte, pues el hambre lo impulsaría a ello. Pero al ser como es, Siddhartha puede esperar tranquilamente, pues desconoce la impaciencia y la necesidad; puede aguantar el asedio del hambre largo tiempo, y encima reírse de él. Para eso, señor, sirve el ayuno.

Hermann Hesse. Siddhartha (1922).

15 comentarios:

  1. Si no hubiera aprendido a ayunar tendría que aceptar cualquier empleo, eso me dio gracia. Suele suceder.
    Si el mundo estuviera lleno de Siddharthas no sé que sería.

    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomando la idea de Malena, con muchos Siddharthas en el mundo, tal vez habría menos desesperación.

      Eliminar
  2. Un mundo lleno de gente que no desespera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si la gente no desesperara, estaría más tranquila y en paz. Sin embargo, siempre habría alguien inconforme que buscaría la desesperación aunque ésta lo llevara a la muerte.

      Saludos.

      Eliminar
  3. No considero que sea un empleo el ayunar pero supongo que si se puede considerar un arte (como en el libro de Kafka "Un artista del hambre"). No todo el mundo tendría la suficiente fuerza de voluntad como para ayunar cada vez que sienta hambre y no tenga qué comer. Yo desde luego no podría. Aunque esta actitud me parece demasiado pasiva: -Yo no trabajo, no sé hacer nada, espero que me den de comer ¿a cambio de que? De lo único que sé hacer, la meditación, y si no consigo nada entonces espero y ayuno-. ¡Qué cómodo! Este Siddhartha lo que a mi me parece es un poco fresco y vago.
    "Pero al ser como es, Siddhartha puede esperar tranquilamente, pues desconoce la impaciencia y la necesidad;" Tanta pasividad me sacaría de mis casillas, creo que no podría soportar a un hombre así =P

    Un besito =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que, en cierto modo, me parezco a Siddharta, al menos en esa época de su vida. Por lo pronto, ya sabes que no conozco el hambre. xD

      Un beso.

      Eliminar
  4. Tu tienes complejo de personalidad múltiple =P Para nada te pareces a Siddharta. Y eso de que no conoces el hambre es una gran mentira. Por mi misma he comprobado que a veces estas hambriento. "¿Cuánto falta para el almuerzo? Es que ya me dio hambre" "¿Le queda mucho a la comida? Estoy sintiendo hambre" Estas y otras similares las he oído salir de tu boca en múltiples ocasiones. Ya te lo dije una vez: no se vale mentir =P

    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguna vez habré dicho eso, en mi lejano pasado. Ahora es diferente, cada día siento menos gusto por la comida. :p

      Eliminar
  5. ¿Tu lejano pasado incluye hace cinco días? "Creo que me haré un sandwich, me está dando hambre" =P Mejor ciñámonos a los fragmentos y dejemos los gustos y preferencias para otro tipo de conversaciones. Por cierto, no dije nada de la pintura. Supongo que es adecuada aunque a mi personalmente no me gusta demasiado ese pintor =)

    Besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me gusta mucho ese pintor en general, pero la imagen no está mal. :)

      Eliminar
  6. Leí a Hermann Hesse hace mucho. Estuvo "de moda" por estos lares hace unos años.

    Me encantó ese fragmento, Martín. ¡Admiro tu capacidad de elección y tu vocación por el arte!

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. Me alegro que te haya gustado el fragmento.

      Un saludo.

      Eliminar
  7. Martín, ¡cómo te critica María Álvarez!

    María, ¡no me lo critiques tanto en público!

    jeje

    Saluditos =)

    ResponderEliminar
  8. Subyugado pero con cariño =) En mi país hay un dicho que se puede aplicar en nuestro caso, Marta Alicia. Este es: "quien bien te quiere te hará llorar"; bueno no es para tanto, no lo voy a hacer llorar ni mucho menos, pero por eso tal vez soy tan critica con él.
    Tal vez un día me pase por tu blog y te haga alguna critica, eso si constructiva =)

    Un saludo =)

    ResponderEliminar