domingo, 4 de noviembre de 2012

Sabato: el hombre-cosa y la masificación

David Burliuk. Trabajadores (1922).
La masificación suprime los deseos individuales, porque el Superestado necesita hombres-cosas intercambiables, como los repuestos de una maquinaria. Y, en el mejor de los casos, permitirá los deseos colectivizados, la masificación de los instintos: construirá gigantescos estadios y hará volcar semanalmente los instintos de la masa en un solo haz, con sincrónica regularidad. Mediante el periodismo, la radio, el cine y los deportes colectivos, el pueblo embotado por la rutina podrá dar salida a una suerte de panonirismo, a la realización colectiva de un Gran Sueño. De modo que al huir de las fábricas en que son esclavos de la máquina, entrarán en el reino ilusorio creado por otras máquinas: por rotativas, radios y proyectores.

Ernesto Sabato. Hombres y engranajes (1951).

7 comentarios:

  1. Me alegro de que hayas recordado a Sábato. En Argentina, se lo está olvidando.
    Siempre me pareció un poco sombrío, en cambio, Borges, su contemporáneo, es más luminoso.

    Vengo a retribuir tu visita a mi blog y a traerte el regalo que me dieron: La percepción del arte. Creo que te lo mereces por tu amor al arte de la escritura y tu arte para elegir fragmentos. ¡Envidiable tu promoción de escritores y tu capacidad crítica!
    Puedes retirar tu premio-regalo para quedarte con él y seguir repartiendo entre tus seguidores.

    http://libelularias.blogspot.com.ar/

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabato es uno de mis escritores favoritos. Si fuera por mí pondría más fragmentos suyos pero no quiero pecar de "monopreferencial".
      Gracias por el premio y tus palabras.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Un mes entero sin fragmento de Sabato, ya estaba pensando que te pasaba algo =P No hay mejor forma de comenzar un nuevo mes. En resumen del fragmento, somos esclavos de las máquinas y eso nos convierte en hombres-cosas. Bueno, es la percepción de Sabato, no tiene por qué ser la acertada.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo muchos más fragmentos de Sabato pero trato de ser prudente y colocarlos de manera espaciada.
      Bueno, yo creo que este fragmento es uno de los más acertados de toda su obra. xD Últimamente pienso con frecuencia en los hombres-cosa.

      Un beso.

      Eliminar
  3. El caso es mantenernos idiotizados o narcotizados...y nosotros que nos dejamos hacer.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Dejamos que eso ocurra y hasta llega a gustarnos.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Cuales son las estrategias discursivas en "La tumba del hombre-cosa"?

    ResponderEliminar