lunes, 10 de septiembre de 2012

Sabato: el poema de Bruno

Remedios Varo. Aurora (1962).
   —Sí, Alejandra es un ser complicado. Y tan distinta a la madre. En realidad es una tontería esperar que los hijos se parezcan a sus padres. Y acaso tengan razón los budistas, y entonces ¿cómo saber quién va a encarnarse en el cuerpo de nuestros hijos?
   Como si recitara una broma, dijo:

                       Tal vez a nuestra muerte el alma emigra:
                       a una hormiga,
                       a un árbol,
                       a un tigre de Bengala;
                       mientras nuestro cuerpo se disgrega
                       entre gusanos
                       y se filtra en la tierra sin memoria,
                       para ascender luego por los tallos y las hojas,
                       y convertirse en heliotropo o yuyo,
                       y después en alimento del ganado,
                       y así en sangre anónima y zoológica,
                       en esqueleto,
                       en excremento.
                       Tal vez le toque un destino más horrendo
                       en el cuerpo de un niño
                       que un día hará poemas o novelas,
                       y que en sus oscuras angustias
                       (sin saberlo)
                       purgará sus antiguos pecados
                       de guerrero o criminal,
                       o revivirá pavores,
                       el temor de una gacela,
                       la asquerosa fealdad de comadreja,
                       su turbia condición de feto, cíclope o lagarto,
                       su fama de prostituta o pitonisa,
                       sus remotas soledades,
                       sus olvidadas cobardías y traiciones.


   Martín lo oyó perplejo: por una parte parecía que Bruno recitaba en broma, por otra sentía que de algún modo aquel poema expresaba seriamente lo que pensaba de la existencia: sus vacilaciones, sus dudas. Y conociendo ya su extremo pudor, se dijo: Es de él.

Ernesto Sabato. Sobre héroes y tumbas (1961).

4 comentarios:

  1. "Tal vez le toque un destino más horrendo en el cuerpo de un niño que un día hará poemas o novelas..."
    Es ese un destino horrendo? =P
    Me estas contagiando tu aficion por Sabato. Cada dia me gusta mas. La pintura es preciosa.
    "Y conociendo ya su extremo pudor, se dijo: Es de el."

    Un beso =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo preferiría purgar todas las culpas con tal de tener más vidas. xD
      Este libro es uno de mis preferidos de toda la vida.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Es lo primero que leo esta mañana y en verdad que me alegro haber comenzado por aquí.
    Qué poema tan grande y que bien construido y cómo invita a reflexionar.
    Genial

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustara ese poema. Las conversaciones entre Martín y Bruno en esa novela son muy interesantes.

      Eliminar