miércoles, 15 de agosto de 2012

Rodó: la humanidad como novia enajenada

Erte. La novia.

   La humanidad, renovando de generación en generación su activa esperanza y su ansiosa fe en un ideal, al través de la dura experiencia de los siglos, hacía pensar a Guyau en la obsesión de aquella pobre enajenada cuya extraña y conmovedora locura consistía en creer llegado, constantemente, el día de sus bodas. Juguete de su ensueño, ella ceñía cada mañana a su frente pálida la corona de desposada y suspendía de su cabeza el velo nupcial. Con una dulce sonrisa disponíase luego a recibir al prometido ilusorio, hasta que las sombras de la tarde, tras el vano esperar, traían la decepción a su alma. Entonces tomaba un melancólico tinte su locura. Pero su ingenua confianza reaparecía con la aurora siguiente; y ya sin el recuerdo del desencanto pasado, murmurando: Es hoy cuando vendrá, volvía a ceñirse la corona y el velo y a sonreír en espera del prometido.

José Enrique Rodó. Ariel (1900).

4 comentarios:

  1. Buena comparación se capta enseguida la idea que se quiere transmitir. un buen fragmento para aprender, como escritor/a a usar comparaciones adecuadas =P Preciosa la pintura, encaja a la perfección en el papel de la humanidad como novia enajenada. Me gustan los cambios que has hecho en el blog, ahora se ve mejor. Sobre todo me encanta que hayas puesto esa columna de autores, así es más fácil encontrar ideas para leer libros sabiendo qué autor quieres leer. Espero que no te canses nunca de colgar fragmentos porque sé que es un trabajo muy laborioso pero a los que nos gusta la lectura nos es de mucha utilidad. Gracias.

    Besitos =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que las comparaciones adecuadas las maneje mal. Si a veces hago comparaciones disonantes, las hago con absoluta intención. :p
      A mí también me gusta mucho esa pintura. En la medida de lo posible, procuraré no cansarme con los fragmentos.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Poderosa narrativa y preciosa novia, me diste qué investigar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen me gusta, aunque no hay garantía de que la novia a la que se refería Rodó luciera así. Al menos la podemos imaginar con esas características.

      Saludos.

      Eliminar